28 septiembre 2007

Tenés un arma, tenés un problema


El gobierno argentino puso en marcha un Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego.
Hoy estuve en una charla informativa que la gente de la Red Nacional para el Desarme -que colabora con el plan- dio en mi municipio, donde instalarán un puesto móvil de recepción de armas la próxima semana.
Me impresionaron muchísimo algunos datos:

  • En la Argentina las armas de fuego constituyen la segunda causa de muerte y han sido la primera en la Ciudad de Buenos Aires en 2004, superando a las muertes ocasionadas por accidentes de tránsito.
  • El 65 % de las muertes por armas de fuego ocurren en accidentes, suicidios y conflictos interpersonales.
  • El 27,2% de las muertes por arma de fuego ya sean homicidios, accidentes y suicidios ocurren en viviendas.
  • Cuando las armas se utilizan en la violencia de pareja, aumenta la posibilidad de muerte 12 veces en relación con otras formas de violencia.
  • El 50% de los homicidios con armas de fuego se han cometido sin que se produzca ningún otro tipo de delito.
  • Hay 1 muerto y 2 heridos por arma de fuego, por día, en ocasión de conflictos interpersonales. En pocas palabras, 360 personas al año fueron víctimas de una discusión trivial que terminó en tragedia.
  • 9 personas mueren por día en Argentina por el uso de armas de fuego.
  • Del total de víctimas, distribuidas en todo el territorio nacional, el 87,6% (832) son hombres mientras que el 53,6% de las víctimas, considerando ambos sexos, son menores de 34 años. El 92% de los muertos son civiles .
  • Aunque los hombres son quienes más usan las armas y a la vez quienes son víctimas de ellas en un alto porcentaje, quienes acuden a los puestos a entregar armas son, en su mayoría, mujeres. Las mujeres son minoría entre los usuarios o tenedores de armas, y a la vez, son potenciales víctimas de situaciones en donde el arma es usada para amenazar o agredir. Son además quienes sufren con dolor la pérdida de sus hijos, hermanos, esposos y padres.

Puede ser una postura ingenua. Pero que sería el mundo sin luchas que comienzan desde la más absoluta ingenuidad, y con la más absoluta de las convicciones. Si tengo una utopía, esa es la de un mundo sin armas, sin guerras, sin ejércitos, sin violencia urbana y sin violencia doméstica.
Ese es el horizonte hacia el cual caminar. Y la militancia para el desarme es una buena manera de andar ese camino.
Quien sienta que ese objeto de muerte está de más en su casa, que no pierda tiempo. Hoy hay una oportunidad de aportar ese granito de arena al cambio.

Más
Ley 26.216

3 comentarios:

senior citizen dijo...

Nat, creo que debes pasarte por Nómadas....

Nat dijo...

Gracias, Senior, por haber venido a avisarme...

Anónimo dijo...

Guerra a la penumbra?
mmmm
No.
Yo quiero un bistec A LA plancha.